martes, 28 de abril de 2015

Refuerzos estructurales

En una entrada pasada, la de la vivienda Crossbox concretamente, comenté que hablaría sobre los refuerzos estructurales que necesita un contenedor para funcionar como vivienda. Es por ello que esta entrada la voy a dedicar a este tema, aunque como otros temas de conocimiento, no entraré de una manera muy profunda.

Ya he indicado muchas veces que la robustez de los contenedores es una de las características que más se deben aprovechar, pues se han diseñado para trasladar grandes y pesadas cargas gracias a que su estructura es muy resistente.


No obstante, esto se cumple cuando los contenedores se encuentran cerrados ya que los paneles corrugados, los perfiles que forman el marco, las puertas y el suelo forman un conjunto que actúa como un monocasco realizado para soportar cargas muy por encima de lo que se requiere para la construcción de viviendas.


A razón, y siguiendo los cálculos realizados por Custom home se pueden obtener los siguientes valores:
El peso de un container de 40" (30 m2) vacío es de 3.480 Kg, es decir, 116 Kg/m2 y una vez acabado totalmente pasa a tener un peso de 8.000/9.000 Kg, es decir, un máximo de 267/300 Kg/m2. Teniendo en cuenta que una edificación tradicional se calcula para unos 1.100 Kg/m2, resulta una rebaja muy grande del peso total de la edificación.
Vivienda de 60 m2 con construcción tradicional = 66.000 Kg. 
Vivienda de 60 m2 con contenedores modulares = 18.000 Kg.
Diferencia = - 48.000 Kg.
Pero cuando un contenedor es adaptado como vivienda necesita de una serie de modificaciones y estas, en mayor o menor medida consistirán en realizar huecos para la entrada de luz y paso de personas. Sin importar en qué cantidad y disposición se realicen estas aperturas, es necesario realizar un cálculo estructural para la nueva disposición.


Sin embargo, no influye de la misma manera el lugar donde se realicen estos huecos ya que los puntos más débiles de los contenedores son los extremos, donde están situadas las puertas, por ello, la mejor opción para realizar perforaciones son los laterales.


Como ejemplo extremo en el que se elimina por completo todo un lateral, podemos ver en el siguiente esquema el comportamiento que tendrá el contenedor. A su vez, se muestra como se debe realizar su refuerzo para evitar el pandeo del panel superior.


Estos refuerzos son preferibles realizarlos en taller, ya que las condiciones de trabajo son siempre más favorables que si se trabaja insitu.


Una vez realizadas las operaciones necesarias, se puede trasladar el contenedor finalizado al lugar donde se ubicará.

No hay comentarios:

Publicar un comentario